OPCIONES DE FINANCIAMIENTO DISPONIBLES: Comuníquese hoy con un distribuidor autorizado independiente
Contacta a un Distribuidor
ago. 10, 2023

¿Cómo rendir la comida sin sacrificar el sabor ni la calidad?

En tiempos de crisis es momento de aplicar consejos sobre ahorro para que el dinero te alcance. Uno de los más importantes es saber cómo rendir la comida para que tu familia pueda disfrutar de grandes recetas sin que la economía del hogar se vea afectada.

Planifica tus comidas

Mucha de la comida que compras termina desperdiciándose por falta de planificación. Los alimentos se quedan guardados y cuando vas a utilizarlos ya se han vencido. Por esto es vital que hagas un listado de lo que requieres para la semana, piensa en las recetas que vas a cocinar cada día, para calcular la cantidad de ingredientes que requieres.

Con este hábito aprovechas en mayor medida cada uno de los alimentos que compres. Al planificar cada una de tus comidas, puedes cocinar por adelantado y obtener los beneficios. Entre los que destaca la reducción del gasto de gas o energía a la hora de preparar tus comidas.

Usa esas frutas o verduras que piensas botar

Es usual que se desperdicie gran cantidad de comida por la apariencia que tiene, pero en muchas ocasiones hay maneras de aprovecharla.

Por ejemplo, las frutas que se encuentran un poco más maduras de lo que quisiera para poder comerlas, puedes convertirlas en un jugo natural que te ofrece grandes beneficios.

También tienes la opción de hacer mermeladas o postres con esas frutas y verduras que no quieres usar en las ensaladas o en otras recetas.

Usa cada parte de los alimentos

El poder de las proteínas es tan grande que puedes emplear la piel o el pellejo de la carne y el pollo para preparar caldos y sopas que complementan a la perfección una comida. De esta manera, lo que era un desperdicio se convierte en una manera de ampliar el menú y hacer rendir la comida en tu hogar.

Además, los caldos son una preparación que ayuda a estar satisfecho más pronto, así como las proteínas que te hacen sentir lleno por más tiempo y hacen que no sea necesario comer tanta cantidad de alimentos en cortos lapsos durante el día.

Congela los alimentos

Puedes preparar grandes cantidades de alimentos y guardarlos muy bien en envases herméticos para congelarlos y usarlos más adelante. Es una buena forma de reducir el consumo de energía eléctrica o gas, ahorrar tiempo y que los alimentos te alcancen para más tiempo.

También puedes guardar los alimentos sobrantes de un día y consumirlos al día siguiente, mezclándolos con otros ingredientes y haciendo una nueva y deliciosa receta.

Alarga la vida de las hierbas frescas

Comprar hierbas frescas es una gran opción para darle sabores especiales a tus comidas, pero pronto se dañan y debes tirarlas.

Es por esto que puedes alargar un poco su vida útil envolviéndolas con una toalla de papel humedecida y sellarlas en una bolsa plástica para conservarlas frescas por más tiempo.

Las hierbas que guardas de esta manera pueden durar entre tres y cinco días, así que compra solo lo que vas a usar en este tiempo.

Aprende a cortar tu propia carne

Emplea un buen cuchillo para realizar los cortes en la carne de res y el pollo, de esta forma es más económico porque preparas las raciones a tu gusto y necesidad.

Además, puedes conservar muchas partes aprovechables si decides comprar ciertos cortes. Como para hacer arroces, sopas, entre otras, que hacen rendir mucho la comida.

Compra alimentos de temporada

Los alimentos de temporada suelen ser mucho más económicos que otros, además es común que tengan un mejor y más intenso sabor. Por lo que necesitas agregar menos agua cuando preparas jugos o batidos. Requieres menos ingredientes para lograr la concentración de sabor y nutrientes necesarios para tus recetas.

Rehidrata los vegetales

Con el paso del tiempo o la exposición a temperaturas extremas para estos alimentos, los vegetales de hojas verdes se secan y puedes verte tentado a desecharlos. Para no desperdiciarlos puedes remojarlos en agua tibia por media hora y lavarlas con agua fría después.

Cocina los alimentos en su totalidad

Es usual que se dejen de lado ciertas partes de los alimentos por diversas razones, pero puedes cocinarlos enteros, cortar las partes que vayas a emplear para la receta y guardar las demás. Así es y aprovechar al máximo los ingredientes que tienes en casa o que puedes conseguir con facilidad en nuevas preparaciones.

Revive el pan que vas a desechar

El pan puede cambiar su textura y ponerse duro, no por eso debes desecharlo. Hay varias formas de aprovechar este alimento, una de estas es rayarlo y convertirlo en miga de pan que te sirve para dar textura a ciertas recetas.

También, tienes la opción de convertirlo en torta al mezclarlo con otros ingredientes y por último puedes humedecerlo y ponerlo en el horno entre seis y doce minutos.

Usa los implementos de cocina ideales

Usar sartenes antiadherentes y otras ollas que estén fabricadas especialmente para cocinar ciertos alimentos, hace que no pierdan tanta agua, conserven sus propiedades y no se peguen en las ollas. De esta forma pueden alcanzar para porciones más grandes y ahorrar en comida.

Otros implementos de cocina también pueden ayudarte para ahorrar tiempo en tus preparaciones y poder organizar mejor la planificación del menú diario y semanal.

Aprender cómo rendir la comida te hace ser más recursivo a la hora de preparar tus alimentos, ahorras y ser más consciente de las cantidades de comida que requieres para alimentar a tu familia.

De esta forma puedes ofrecer una dieta balanceada sin descuidar tus finanzas y sacando el mayor provecho de cada uno de los alimentos que preparas.

Para complementar esta información te invitamos a leer nuestro artículo ¿qué ventajas tiene consumir frutas y verduras de temporada?

Conectate con un distribuidor via